Apostillen

La Apostilla de La Haya y su traducción

Autora y traducción: Sarah Schneider, traductora oficial (Tribunal Superior de Colonia). Revisión: Ana Abad, Transcreat S.L.

Contacto: post@sarah-schneider.eu

¿Qué es una apostilla?

La apostilla es un tipo de legalización que emite la autoridad competente del país en el que se ha expedido el documento original. Certifica la autenticidad de la firma del funcionario emisor. Además, certifica la función en la que dicho funcionario ha actuado o la autenticidad de un sello. Sin embargo, esta certificación no se refiere al contenido del documento. Por lo tanto, no se certifica que el contenido del documento sea correcto.

Las apostillas son reconocidas en todos los Estados que han celebrado la Convención de La Haya (exactamente: «Convenio de la Haya de 5 de octubre de 1961 sobre la supresión de la exigencia de legalización de los documentos públicos extranjeros»). La Apostilla de la Haya se otorga de conformidad con el Convenio firmado entre los miembros el 5 de octubre de 1961. El acuerdo tenía por objeto hacer que la circulación de los derechos entre los Estados miembros del Convenio fuera menos burocrática. Además, con la apostilla se buscaba reemplazar otras formas de legalización. De este modo, los documentos expedidos en un Estado miembro del Convenio y que llevan una Apostilla de la Haya son válidos en todos los demás Estados que forman parte del Convenio.

Estados Miembros Del Convenio De La Haya

Actualmente (noviembre de 2019), el Convenio se aplica con respecto a Alemania en 101 Estados (fuente: Bundesjustizamt). Sin embargo, otros Estados se han adherido al Acuerdo, y Alemania se ha opuesto a la adhesión de algunos Estados. En lo que respecta a los documentos en lengua española, actualmente se trata de la República Dominicana (octubre de 2019, fuente: Wikipedia).


¿Qué documentos pueden llevar una apostilla?

Documentos públicos

  • Documentos jurídicos: documentos expedidos por una autoridad o un funcionario que sea miembro de la jurisdicción de un Estado, incluidos el fiscal, los secretarios de Estado o los funcionarios judiciales.
  • Documentos administrativos.
  • Certificaciones (autenticaciones) oficiales de documentos privados: como un certificado de registro de un documento, un certificado que permita constatar una determinada fecha o la certificación de la firma oficial y notarial de los documentos privados («doy fe»).

La apostilla no se aplicará a los siguientes documentos:

  • Documentos expedidos por personal diplomático o consular.
  • Documentos administrativos relacionados directamente con una operación comercial o aduanera.
  • Documentos que no tienen que legalizarse en aplicación de otros acuerdos internacionales y que tampoco requieren apostilla.


¿Quién puede solicitar la apostilla?

La apostilla será solicitada por el titular del documento público cuya autenticidad desee o deba confirmar.

Esto es lo que dice la teoría, vayamos a la práctica:

Las autoridades alemanas me piden apostillar mi título universitario. ¿Dónde puedo solicitar la apostilla?

La apostilla debe ser emitida en el país en el que se emitió el documento original. Podrá solicitarla en los siguientes organismos:

  • Oficina Central de Atención al Ciudadano del Ministerio de Justicia.
    • Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia y Oficinas Delegadas.
    • Secretarías de Gobierno de los Tribunales Superiores de Justicia.
    • Colegios Notariales o los mismos notarios.
    • Secretarios de Gobierno de los tribunales respectivos o de los órganos delegados por ellos.

Si no está seguro de cuál es exactamente el lugar que le corresponde, pregunte en el lugar donde le han expedido el documento original (por ejemplo, la universidad, la oficina de atención al ciudadano…). En principio, solo los documentos originales pueden llevar una apostilla, no las copias certificadas.

¿Cual es el aspecto de una apostilla?

Todas las apostillas llevan la siguiente frase:

Apostilla (Convention de la Haye du 5 octubre 1961).

Si necesita traducir una apostilla, esta parte no se traduce. En algunos países, la apostilla se expide en una hoja separada (por ejemplo en el caso de la apostilla digital como Ecuador o Chile). En otros países, va grapada encima del original al que se refiere. En otros va grapada detrás de la última hoja del original o se imprime en el reverso. Lo importante es que no separe los documentos unidos de esta manera. Tampoco si escanea los documentos para que se traduzcan y juren. 

Como se muestra en la imagen, todas las apostillas contienen los siguientes puntos:

1 . País en el que se expidió la apostilla.
2 . Nombre del funcionario o notario que emite la apostilla.
3 . Función en la que actúa la persona que firma.
4 . Sello utilizado por esta persona.
5 . Ciudad en la que se emite la apostilla.
6 . Fecha en que se emitió la apostilla.
7 . Persona que emite la apostilla.
8 . Número de serie de la apostilla.
9 . Sello de la autoridad emisora.
10 . Firma de la persona que emite la apostilla.

¿Es necesario traducir la apostilla?

Si necesita que un documento se traduzca de forma oficial (traducción jurada), por ejemplo para el reconocimiento de un título, le aconsejo que lo consulte primero con el organismo competente. Pregunte: 1. si es necesaria una apostilla para su documento y 2. si la apostilla debe ser traducida. Algunos países extienden la apostilla exclusivamente en lengua castellana. Otros países utilizan la plantilla multilingüe (español, inglés, francés). En este caso, no siempre es necesario traducir la apostilla. Sin embargo, a veces se pide una traducción jurada también de la apostilla. Primero, apostillar y, después,– traducir

Si en su caso necesita la apostilla y debe traducirla, el documento deberá apostillarse primero y luego traducirse.

Si ya dispone de un documento en español con una apostilla y desea que se traduzca de manera oficial, envíemelo por correo electrónico. Le enviaré un presupuesto sin compromiso: post@sarah-schneider.eu.

Publicado en traducción jurada.